Volver al índice

Una debilidad llamada Alan Moore

Por Gustavo Schimp

Moore lo conozco en 1988 a través de su Watchmen y debo confesar que fue un amor a primera vista. La forma en que el hombre había construido un enorme esquema para luego partirlo en pedazos, mezclarlos y entregárselos al lector, me resultó deslumbrante. Ya no sé cuántas veces lo he releído y siempre tiene un sabor distinto, mostrando nuevos matices. Le siguieron V for Vendetta, luego Miracleman y finalmente su personal Swamp Thing, mostrándome la capacidad de manejar distintos temas, distintos climas con una habilidad incomparable.

Desde entonces, trato de consumir cuanta cosa haya escrito este inglés y jamás me defrauda. Si bien algunas de sus historias no tienen la calidad que uno espera (siempre tendemos a la idolatría y nos cuesta bajar a esos ídolos del enorme pedestal en que los colocamos), es justo destacar que superan con creces la pobreza, en general, que lo rodea. Y es que el hombre sabe. Conoce todos los trucos para transformar una historia en un excelente guión de historieta, aprovechando las capacidades (incluso falencias) de los dibujantes que le tocan o elige.

Cómo? �Qué debía ser una nota imparcial? �No jodas, Federico!

La Liga de los Extraordinarios Caballeros

Tras esta introducción que sienta el tono de la nota, paso a hablar sobre el verdadero motivo de la misma; que es, nada mas y nada menos, que de The League of Extraordinary Gentlemen (o La Liga de los extraordinarios caballeros). Muchos ya sabrán, a grandes rasgos, de qué va la cosa. Pero bueno, yo me propuse escribir sobre ello, así que hagamos un repaso.

The league... es una publicación de ABC cómics, sello propiedad de Alan Moore que, inicialmente, era parte de Wildstorm. Pero como Jim Lee vendió Wildstorm a DC Cómics, ABC (American Best Cómics) también le pertenece. Este hecho hizo temer que su vida fuera corta, ya que Moore no tiene buenas relaciones con DC (y con Marvel tampoco, bah). El asunto parece que tuvo solución y los cómics aun continúan publicándose.

El concepto de The league... es, aparentemente, simple: la formación de un grupo de personas con características sobrehumanas o habilidades superiores. Y digo aparentemente, porque el guionista lleva esta premisa a la época victoriana (esto es: Inglaterra a fines del siglo 19). Pero ahí no acaba Moore con su concepto: el hombre ambienta el clima de su historia con las novelas victorianas y se las arregla para que los personajes que se mueven en ella, estén extraídos de esas mismas novelas.

Ya nomás comenzar la lectura, nos damos cuenta que la saga no transcurre en nuestra línea temporal; no se trata de una historia dentro de nuestra línea histórica con personajes ficticios vueltos reales. No, se trata de una historia en una línea alternativa, un mundo paralelo. Allí, los personajes creados en las novelas victorianas son reales, siempre lo han sido. Y su misma existencia es causa y consecuencia de que los adelantos científicos en esa época sean superiores a los de nuestra realidad.

Los personajes

Para contarnos la historia, Moore echa mano de un recurso que ya utilizara en algunos episodios de Swamp Thing (recurso que también uso Gaiman en Sandman): pide "prestado" a personajes y situaciones de la literatura. Solo que, a diferencia de Gaiman, Moore recurre a personajes y situaciones de clásicos más populares, que cualquier lector pueda reconocer, aun aquellos que no sean muy amigos de los libros (pues, como mi niñera favorita decía, siempre los puedes encontrar en tu video club amigo).

A primera vista, cualquier lector reconoce a los principales protagonistas y sospecha la identidad de otros. En el primer numero tenemos a Wilhelmina Murray y no tardamos mucho en saber que se trata de Mina, la esposa de Jonathan Harker que fuera la obsesión del conde Dracula (Murray es su apellido de soltera); aparece un agente del servicio secreto llamado Campion Bond e inmediatamente lo relacionamos, correctamente, con el agente 007. Mas adelante, en el mismo numero, veremos a Allan Quatermain y, aunque no resulte reconocible en el primer instante, ya entendimos el truco de Moore y esperamos alguna referencia más sobre quién es. Así descubrimos al aventurero que encontró las minas del rey Salomon. Y ante una huida desesperada, nos encontramos con el famosísimo Capitán Nemo, quien llevara a los personajes hasta Francia para encontrarse allí con Auguste Dupin. Con su ayuda encuentran al cuarto miembro del grupo. Acá Moore relaciona, magistralmente, una novela de Poe y de Stevenson. Así, nos encontramos con un Dr. Jekyll y Mr. Hyde responsable de una nueva serie de crímenes en la calle Morgue.

En el numero dos, nos revela al quinto miembro: el hombre invisible; tras lo cual pasa a contarnos cual es la misión de tan extraño grupo.

Y esto es solo el principio de una obra que se pasea por casi todas las novelas victorianas y por referencias localistas que a ningún otro autor se le ocurrirían. O, por lo menos, no se animaría a explotar.

La historia

Tras reunirse los cinco miembros de tan exótico grupo, el agente de enlace les revela que la secretísima misión que deben cumplir es la de recuperar un compuesto llamado "cavorita". Este compuesto ha sido robado por uno de los enemigos del reino y debe ser devuelto a su creador, puesto que con él planean realizar el primer viaje a la luna en los festejos del nuevo siglo (no olvidemos que todo esto transcurre en 1898). Podría explayarme mas sobre la historia, pero arruinaría la sorpresa a muchos.

Y no es que se trate de una historia que juega de imprevisible. Todo lo contrario. Es que, justamente, Moore apela a los esquemas de esas novelas hasta el ultimo momento. Es el condimento, el toque Moore, lo que realmente se disfruta; el como logra combinar en un universo coherente la ficción y la realidad de fines del siglo 19 (quizás resabio de la dura investigación que llevo a cabo con su otra obra From Hell).

Las referencias

Acá es donde los más exquisitos encontraran tesoros inapreciables, donde Moore nos muestra todo lo que sabe de la época. Moore trae ese lastre de forma accesible. Uno no necesita haberse leído toda la obra de Verne, de Conan Doyle o de Sax Rohmer para comprender la historia; pero si las conoce la disfrutara aun más.

De hecho, para comentar las referencias a todo lo que aparece en esta saga, necesitaría un espacio varias veces más extenso que el de esta nota. Pero, si nuestro benemérito editor recibe una avalancha de solicitudes, quizás este dispuesto a otorgarle algunas paginas.

Para quien este interesado e impaciente (y si tiene conexión a internet) puede visitar la siguiente pagina:

http://members.tripod.com/ratmmjess/vicintro.html

Conclusión

The league of extraordinary gentlemen fue un verdadero suceso (no ha vendido lo que un titulo X, claro) y ya se ha prometido una segunda saga. Habrá que ver si finalmente se realiza.

Mientras tanto, seguiré consumiendo los mejores cómics de América (a ver si aprendo algo, aunque sea por osmosis).

Será hasta la próxima.